¡Viva la diferencia!

Los soldados de Napoleón van al frente en todas las batallas. FOTO: Prensa River.

River ya se quedó con la Supercopa Argentina, lidera su grupo en la Copa Libertadores y con una remontada -quizás tardía- batalla en la Superliga por ingresar a las Copas 2019. El panorama es similar al del último semestre del 2017, donde el Millo luchó en varios frentes al mismo tiempo pero la diferencia con este presente es que el equipo de Gallardo goza de recambio, algo que careció en la última parte del año pasado.

Tras un comienzo de 2018 turbulento, el triunfo ante el rival de toda la vida renovó los aires por Núñez y el Más Grande lleva un invicto de 11 partidos incluyendo el torneo local, Supercopa y la Libertadores. Los soldados de Napoleón respondieron a la orden del día. Los habituales titulares, los que no juegan tanto y los pibes, sacaron provecho cada vez que les tocó jugar y levantaron el nivel de productividad del Millonario.

Y si nos acordamos de lo que pasó a fines de 2017, cuando antes de cada partido el Mundo River rezaba para que ni se resfríe Scocco, por ejemplo, podemos darnos cuenta y valorar la actualidad de este plantel que se revitalizó con los refuerzos que llegaron desde el mercado de pases (Armani-Zuculini-Quintero-Pratto), los suspendidos y lesionados que volvieron a jugar (Mayada-Martínez Quarta-Mora), los que encontraron una mejor versión (Pinola-Maidana-Borré) y el despegue de un juvenil como Palacios que de a poco se va convirtiendo en un importante aporte para el equipo.

El desbloqueo que generó la histórica victoria ante Boca en Mendoza hizo que los del Muñeco vayan aceitando la rueda del funcionamiento futbolístico. A veces con actuaciones más convincentes que otras, River va a paso firme por todos los frentes y con la confianza de que si alguna de sus piezas falla, el repuesto puede funcionar igual o mejor.

Noticias relacionadas