Los soldados de Napoleón

Mucho se especuló en la previa del superclásico sobre la formación de River. Por un lado por el bajo rendimiento colectivo e individual de varios jugadores, y por otro por las constantes variantes que venía realizando Gallardo, quien a la hora de presentar la planilla de los once titulares se la jugó por el equipo que más veces puso en cancha y sobre todo por futbolistas que conoce más que al resto y los cuales están hace mayor tiempo en el plantel, un detalle no menor teniendo en cuenta la parada que se jugaba. Y fue así como “los de siempre” dieron la cara, estuvieron a la altura y demostraron la clase y la personalidad que tienen.

En defensa Maidana volvió a ser el guerrero que pelea cada pelota como la última, que anticipa y que gana de arriba y de abajo. Una vez más Jony dijo presente cuando el equipo y la gente más lo necesitaban.

Leo Ponzio fue una vez más el relojito, ordenando, relevando, marcando y mostrándose siempre bien ubicado. Muy cerca del capitán Nacho Fernández fue aquel que supo brillar, se puso la 10, manejó la pelota, la pidió, marcó, se animó y fue clave en las dos conquistas.Y Pity Martínez también volvió a demostrar vértigo, picardía y carácter, con grito de gol incluido. Gran partido de los volantes.

En ataque, Mora continuó con ese envión que venía mostrando desde su regreso a las canchas. Esfuerzo, sacrificio, estar siempre atento y metido y siendo peligroso en los últimos metros.

Por último, cabe destacar que “los de siempre” contaron con el apoyo de un arquerazo como Armani, con un central como Pinola que mostró cosas de su mejor versión, con dos laterales jóvenes como Saracchi y Montiel que por momentos la pasaron mal pero que en líneas generales cumplieron y dejaron todo, con un Enzo Pérez que no la rompió pero que entendió su función táctica a la perfección, con un Pratto que luchó y se la bancó ahí arriba, con Mayada y Zuculini que entraron a meter y aguantar y con un Scocco que volvió a hacer lo que hace desde que puso un pie en el club…goles.

Los de siempre, los que llegaron hace unos meses, los nuevos, los refuerzos, los jóvenes y los experimentados. Todos cumplieron a la perfección el plan de batalla de Napoleón, para todos juntos triunfar y derrotar al súper enemigo.

Noticias relacionadas