Cortó las rachas negativas

Mora, Borré y Martínez festejan el gol en Paraná. FOTO: Prensa River.

Con el triunfo agónico y sorpresivo ante Patronato en Paraná, River marcó el final de una tanda de malos resultados que profundizaron el flojo andar del equipo de Gallardo.

La victoria ante el conjunto de Entre Ríos le dio una bocanada de aire al Más Grande en la previa del choque ante Boca por la Supercopa Argentina. Si bien la actuación de los del Muñeco volvió a dejar un saldo negativo en cuanto al rendimiento de equipo, el haber vuelto a sumar de a tres como visitante es importante para fortalecer la parte anímica de un plantel que necesita hilvanar una serie de buenos resultados para empezar a salir del pozo.

Tras el 1 a 0 ante los de Pumpido, el Millonario cortó una serie de resultados negativos a nivel general:

-Volvió a ganar tras cinco partidos oficiales: El último triunfo había sido el 2 a 0 a Olimpo en el Monumental con el recordado golazo de Scocco. Antes del triunfo en Paraná, por el torneo doméstico había perdido con Vélez (1-0) y Lanús (1-0), y empató con Godoy Cruz (2-2) y Chacarita (1-1). Mientras que por la Copa Libertadores igualó con Flamengo (2-2) en el debut en Río de Janeiro.

-Regresó a la victoria como visitante en la Superliga: El Millo llevaba seis derrotas al hilo y siete partidos consecutivos sin ganar fuera de casa. Había caído con Talleres (4-0), Independiente (1-0), Gimnasia (2-1), Huracán (1-0), Lanús (1-0) y Vélez (1-0). Además, había empatado con Tigre en Victoria (1-1).

-Sumando los partidos por la Copa Libertadores (2017 y 2018), llevaba diez encuentros sin triunfos fuera del Monumental: La última vez que había festejado como visitante fue por la Fecha 3 de la Superliga en el 3 a 1 ante San Martín de San Juan. Por la Copa, perdió 3-0 ante Wilstermann (2017), 4-2 con Lanús (2017) y empató 2 a 2 con el Fla en Brasil en la edición actual.

Además, le pudo ganar a Patronato en Paraná luego de dos derrotas ante el conjunto de Entre Ríos.

Noticias relacionadas