Rivales y desafíos para salir a flote

Juan Quintero puede ser el generador de fútbol que le está faltando al equipo.

River no juega bien, el equipo no funciona correctamente y además navega muy lejos de los puestos de clasificación a las copas en la Superliga. Por ende necesita cuanto antes empezar a corregir lo malo, potenciar lo bueno y agarrar confianza para tomar un envión que lo acerque en la tabla y en el juego. En este contexto, entre fines de febrero y durante marzo, Napoleón y compañía tienen por delante desafíos interesantes para empezar a salir a flote.

El miércoles 28 de febrero El Más Grande hará su debut en la Copa Libertadores ante Flamengo, de visitante. El encuentro comienza a las 21.45 horas, sin público y en el estadio de Botafogo. La noche de Río de Janeiro será una importante oportunidad para levantar el ánimo empezando con el pie derecho en el torneo continental que obsesiona a todos.

Ya en marzo, precisamente el miércoles 14 y en Mendoza, tendrá lugar la final de la Supercopa Argentina nada más y nada menos que contra Boca, en lo que será un choque histórico y que también puede servir de punto de inflexión. Ganarle un partido decisivo al clásico rival generaría un impacto más que positivo.

A su vez, en el campeonato local, tiene por delante una seguidilla de encuentros contra rivales que pelean el descenso, por lo tanto, se presentan en la previa como ideales para enlazar una serie de triunfos consecutivos que generen confianza y puntos para escalar en la tabla de posiciones. El sábado 24/2 visita a Vélez, 19.15 horas; domingo 4/3 recibe a Chacarita, 19.15 horas; y sábado 10/3 visita a Patronato, 21.30 horas.

River tiene un arquero que responde, delanteros que hacen goles y volantes que tratan bien la pelota. Lo que le está faltando para empezar a levantar es corregir la manera de defender y ser un poco más profundo para generar mayor cantidad de situaciones de gol. El 2018 arrancó esquivo en cuanto al rendimiento colectivo y a los resultados, sin embargo la calidad del plantel y del cuerpo técnico son la esperanza para empezar a salir a flote haciéndose fuerte en Brasil, dejar de rodillas al rival de siempre y doblegar a equipos más débiles en el torneo doméstico.

Noticias relacionadas