Que El Perro empiece a morder

Noche de enero. Cervecería, seis amigos, unas pintas y una picada. Cinco de River y uno del Bicho. Obviamente se habla de fútbol, y en estas épocas nadie pasa por alto el mercado de pases. “¡Al fin, el mejor refuerzo!”, dice uno irónicamente. “Se va Auzqui al Rojo”, remata. Entre risas otro tira “sí, la verdad que nunca supe de qué juega”. El de al lado, haciéndose el director técnico le explica “es delantero que puede volantear, pero no hace ninguna de las dos bien”. Ahí aparece el más optimista con un “quizás exploté ahora, hay que bancarlo, lo necesitamos”. Y desde la punta de la mesa se escucha “va a explotar porque le voy a poner una granada a la casa”. Otra vez aparecen las carcajadas y el hincha de Argentinos Juniors aclara “dámelo a mí”.

La camiseta del Más Grande exige, no hay dudas. Exige buenos rendimientos y rápido. La banda roja no es para cualquiera, a algunos les pesa y otros no se adaptan. Sin embargo están también los que necesitan más tiempo y rodaje. ¿Será este último el caso de Carlos Auzqui? Parecía que el ex Pincha se iba a préstamo a Independiente pero finalmente se queda. Y creo yo que está bien que se quede, pensarán que estoy loco, pero considero que, pese a sus malas actuaciones, no hay, salvo Mora, un futbolista con sus características y su funcionalidad, aclarando que el uruguayo es mucho más completo, obviamente.

Me parece que hay un poco de todo lo que se dijo en esa charla de amigos en la cervecería. El Perro no termina de definir de qué juega porque por momentos aparece de 9, después de extremo y también de una especie de 8 bielsístico. Al mismo tiempo es muy probable que en un equipo de menor resonancia como Argentinos la rompa toda. Sin embargo esa polifuncionalidad es la que lo distingue y en la que pienso que Napoleón confía. De hecho, es raro que pese a sus flojos desempeños el Muñeco siga apostando por él. Y por ahí pasa un poco la clave de sostener el “quizás explote, hay que bancarlo”, porque si el entrenador lo sostiene, algo debe tener.

Con Pratto y Scocco como dupla titular, Santos Borré como primer suplente, Mora cada vez más cerca de volver, Larrondo otra vez lesionado y con la confirmación que no va a llegar otro delantero, Auzqui pasa a ser un hombre de relevo en ofensiva, así que esperemos que las granadas terminen de explotar en las áreas rivales y que El Perro empiece a morder.

Noticias relacionadas