Dura derrota de Argentina ante Nigeria

Los de Sampaoli recibieron tres goles en nueve minutos. FOTO: Diario Clarín.

En el cierre de la gira de la selección argentina en Rusia, los dirigidos por Jorge Sampaoli, sin Messi en cancha, cayeron por 4 a 2 ante Nigeria en Krasnodar. Entre los once titulares hubieron tres presencias riverplatenses: Enzo Pérez, actual jugador millonario, y los exRiver: Javier Mascherano y Germán Pezzella. Matías Kranevitter y Emanuel Mammana estuvieron en el banco de suplentes.

Era un partido para probar variantes, por eso Sampaoli decidió darle la titularidad bajo los tres palos a Agustín Marchesín, jugar con tres en el fondo e incluir entre los titulares a Ever Banega, Paulo Dybala y Cristian Pavón. La albiceleste sacó ventaja de dos goles con los tantos de Banega y Aguero, pero los nigerianos descontaron sobre el final de la etapa inicial luego de un gran tiro libre de Iheanacho.

En el complemento, Dario Benedetto reemplazó al Kun Aguero. El jugador del Manchester City se desmayó en el entretiempo a causa de una lipotimia por lo que fue trasladado a realizarse estudios de rutina. A los 6′, Iwobi recibió en el área y definió abajo al segundo palo de Marchesín para empatar el partido. Argentina no reaccionó, y dos minutos más tarde, el recién ingresado Idowu anotó el tercer gol para los africanos que daban vuelta el resultado. Sampaoli metió mano en el banco pero las variantes no surgieron efecto. Alejandro Gómez reemplazó a Lo Celso y Fernando Belluschi, otro que vistió la camiseta del Más Grande, ingresó por Paulo Dybala. A los 27′, Iwobi se filtró en el área tras caño a Masche y definió con calidad para poner el cuarto gol que iba a cerrar el marcador.

Lo mejor de los vinculados a River estuvo en un Enzo Pérez que volvió a decir presente. Una vez más fue titular, disputó todo el partido y parece ratificar su lugar en el Mundial. El volante millonario ocupó la mitad de la cancha brindando pases seguros, movilidad, control de pelota, marca y hasta tuvo una chance clara de convertir cuando pisó el área rival y el arquero nigeriano le ahogó el grito de gol.

Era un partido para probar variantes y ver cómo se desempeña el equipo sin Messi en cancha (situación que esperamos no tener que experimentar en el Mundial). A siete meses de la próxima Copa del Mundo, a la albiceleste le dieron vuelta un partido que encendió alarmas. Sampaoli deberá pulir errores y, aunque el tiempo sea escaso, sacar conclusiones y ensamblar al equipo para llegar de la mejor manera a disputar el campeonato que queremos ganar todos los argentinos.

Noticias relacionadas