Con un Messi brillante, Argentina le ganó 3 a 1 a Ecuador y viajará a Rusia sin escalas

SOCIOS: Enzo Pérez fue el que mejor entendió a un Messi imparable.

La Selección Argentina dependía de si misma. Debía ganar y así lo hizo. Fue 3 a 1 en la altura de Quito y se clasificó a la próxima Copa del Mundo. Tras un arranque para el infarto, Messi encontró en Enzo Pérez el socio que tanto se esperaba, y con tres goles nos dio el pase para el Mundial de Rusia.

“Si estamos a la altura de Messi el partido va a salir bien”, decía Sampaoli en la conferencia de prensa de ayer. Y sí, si bien estar a la altura de Messi cuando está en el nivel más alto de su rendimiento no es tarea fácil, la Pulga necesita que sus compañeros lo apoyen y sean compinches en sus patriadas cuando se pasa a dos o tres rivales, o para tirar una pared que lo deje en buena posición para meter alguno de sus tantos goles. En la tarde-noche de Quito, la albiceleste estuvo a la altura del mejor jugador del mundo.

Con los exRiver, Gabriel Mercado y Javier Mascherano, y con Enzo Pérez como titulares, los de Jorge Sampaoli salieron a la cancha para ahuyentar los fantasmas y clasificar de una vez por todas al próximo Mundial. El ex jugador millonario, Germán Pezzella, vivió el partido junto a Milton Casco desde el banco de suplentes. A los treinta y siete segundos, en lo que fue el gol más rápido que recibió la Selección en 116 años de historia, Masche rechazó mal de cabeza e Ibarra definió bien ante la salida de Romero y puso el 1 a 0 para los locales. Fue un baldazo de agua fría que sorprendió hasta al más apocalíptico. Había que iniciar la remontada que sin dudas sería épica y por suerte se fue dando de a poco. Argentina se mostraba imprecisa, pero de a poco comenzaron a juntarse Enzo Pérez, Messi y Di María, y el panorama se hacía un poco más claro.

Luego de una buena combinación entre el Fideo y el diez argentino, a los 11’, Messi puso el empate que nos invitó a soñar que se podía dar vuelta el resultado, y que nos hizo llegar la notificación, de que todavía estábamos vivos. La albiceleste tomó forma y confianza después del gol, y se hizo dueña de la pelota en la mitad de la cancha. A los 19’, Aimar salió mal desde el fondo ecuatoriano y Messi aprovechó para fugarse de cara al arco y poner el 2 a 1. Alegría, bronca contenida y comunión de equipo, fue lo que se pudo ver en el festejo de los jugadores. En los últimos diez minutos de la etapa inicial se notó el cansancio del equipo argentino, que mostró a Enzo Pérez como el mejor en la faceta física. El volante millonario mostró la jerarquía y experiencia que puede dar en partidos límite, de tanta trascendencia.

En el complemento, el encuentro arrancó disputado, con Argentina mostrando algunas desatenciones defensivas, sobre todo en las salidas por los laterales. Lo mejor de la última línea nacional fue Nicolás Otamendi, que estuvo atento a los cierres cuando se venían los de Lara. A los 16’, apareció el mesías en todo su esplendor. Y como si fuese una de las tantas noches en las que hizo historia en el Camp Nou, Messi recibió a diez metros del área, se tomó su tiempo, esperó a que le pasen por los costados, pero se la jugó él. El diez argentino se filtró ante la defensa ecuatoriana y la picó ante la salida de Banguera para poner lo que iba a ser el 3 a 1 definitivo. Con este triplete, el rosarino llegó a 21 goles y se convirtió en el máximo goleador de las Eliminatorias Sudamericanas junto al uruguayo Luis Suárez, que convirtió dos tantos frente a Bolivia.

Se sufrió mucho pero se logró el objetivo. Argentina está en el Mundial y va directo, sin escalas. La derrota del Chile (eliminado) de Alexis Sánchez en San Pablo y el empate de la Colombia (clasificó) de Radamel Falcao con el Perú (repechaje) de Gareca, dejó a los de Sampaoli con 28 puntos en tercera posición, detrás de Brasil (41) y Uruguay (31). Ahora habrá que mejorar muchas cosas, pero ya habrá tiempo para éso y debemos aprovecharlo. Después de tanta angustia, ahora es tiempo de festejar.

Síntesis del partido:

Ecuador (1): 1-Máximo Banguera; 4-Pedro Velasco, 6-Darío Aimar, 3-Robert Arboleda, 6-Cristian Ramírez; 18-Jefferson Orejuela, 15-Jefferson Intriago, 5-Alex Ibarra, 14-José Cevallos, 8-Romario Ibarra; 17-Roberto Ordóñez. DT: Patricio Lara.

Suplentes:12-Pedro Ortiz, 22-Hamilton Piedra- 2-Ronaldo Johnson, 20-Marcos López, 21-Xavier Arreaga, 9-Jacob Murillo, 11-Jonny Uchuari, 10-Joao Plata, 13-Enner Valencia, 19-Carlos Garcés, 7-Ayrton Preciado.

Argentina (3):
1-Sergio Romero; 2-Gabriel Mercado, 14-Javier Mascherano, 17-Nicolás Otamendi, 15-Marcos Acuña; 18-Eduardo Salvio, 8-Enzo Pérez, 6-Lucas Biglia; 11-Angel Di María; 10-Lionel Messi, 7-Darío Benedetto. DT: Jorge Sampaoli

Suplentes:
12- Nahuel Guzmán, 23- Agustín Marchesín, 3-Federico Fazio, 4-Germán Pezzela, 13-Milton Casco, 5-Pablo Pérez, 16-Emiliano Rigoni, 19-Ever Banega, 20-Leandro Paredes, 9-Mauro Icardi, 21-Paulo Débala, 22-Alejandro Gómez.

Goles:
1’ PT Ibarra (E), 11’ PT Messi (A), 19’ PT Messi (A), 16’ ST Messi (A)

Amonestados:
13’ PT Cevallos (E), 5’ ST Acuña (A), 15’ ST Biglia (A), 40’ ST Mascherano (A), 44’ ST Fazio por Salvio (A)

Cambios:
40’ PT Valencia por Ceballos (E), 17’ ST Preciado por Ordóñez, 30’ ST Icardi por Benedetto (A), 31’ ST Uchuari por Intriago (E), 38’ ST Paredes por Di María (A),

Árbitro: Anderson Daronco (Brasil)

Estadio:
Atahualpa (Quito)

Noticias relacionadas