Casco y Enzo, los soldados de Napoleón para la batalla sudamericana

Jugando a ser entrenadores de la Selección varios serían los futbolistas de River que tendríamos en carpeta. De la defensa, y aunque no pasan su mejor momento, Maidana y Pinola podrían estar (Moreira, citado en Paraguay); y de los del medio la mayoría, Ponzio, Enzo, Pity, Rojas y Nacho. Sin embargo, Jorge Sampaoli optó por dos, una sorpresa como Milton Casco, y uno con pasado y roce albiceleste y con buen nivel actual como Enzo Pérez.

En el horizonte de Argentina aparece una jornada de Eliminatorias especial, con choques ante Perú, de local, y Ecuador, de visitante, partidos en los cuales el combinado nacional se juega la clasificación al Mundial de Rusia 2018, nada más y nada menos. Y para esta parada brava el entrenador confía en dos millonarios.

¿Por qué sorprende lo de Casco? La presencia del lateral llamó la atención sobre todo porque está en un nivel bajo y porque no venía siendo convocado. Milton viene fallando en la marca, está algo imprecison y cuando se proyecta no está gravitando ni terminando bien las jugadas. A su favor, cabe destacar que no abundan futbolistas en su puesto ni mucho menos uno que pueda ocupar tanto la banda izquierda como la derecha. Además, cuenta con buena resistencia física (pensando en la altura de Ecuador) y tiene vocación ofensiva, como le gusta al cuerpo técnico.

¿Por qué se esperaba lo de Pérez? Desde su llegada a River Enzo fue de menor a mayor, convirtiéndose en los últimos partidos en pieza clave del equipo, aportando juego, pase, tenencia de pelota, gol, despliegue y marca, un mix fundamental para un volante. Al mismo tiempo cuenta con roce internacional producto de su paso por Europa y experiencia en la Selección, con Mundial incluido.

Más allá de gustos y preferencias y de actualidades, es un orgullo que soldados de Napoleón hayan sido elegidos para la batalla sudamericana con vistas en poder ir a pelear el año que viene y conquistar territorio ruso.

Noticias relacionadas