Joaquín Levinton: “Tocar en el Monumental excedió lo que soñás”

Si se hiciera una encuesta a nivel nacional sobre los sueños genuinos que las personas tienen en los primeros años, no extrañaría que el resultado indique que la gran mayoría quisiera dedicarse a ser futbolistas y/o tener una banda de rock. Está en la cultura argentina, el fútbol y la música son parte del ADN nacional. Joaquín Levinton pudo cumplir uno, y lo va actualizando según pasan los años. Es el líder de Turf, una de las bandas más populares de nuestro país que desde la largada (allá por 1995), con parate en el medio, y en este regreso, no para de sonar en las radios, estadios de fútbol de todo el mundo, o donde haya alguna fiesta. “Yo no soy buen jugador, pero pude tener mi grupo”, señala el artista, en exclusiva para River Desde Adentro, desde un sillón rojo de su PH en el barrio del Abasto mientras acaricia a su simpática perra Rakel.

Si bien el sueño de ser futbolista quedó relegado para él, siempre mantuvo la pasión por “El Millo”, y por el fútbol en general. “Mi viejo me empezó a llevar a la cancha, nosotros vivíamos en Barrancas de Belgrano. Uno se hace del equipo del barrio. La primera vez que fui a la cancha de River tenía 5 años, no entendía bien lo que pasaba, sentí una emoción especial que la sigo sintiendo hasta el día de hoy. Cada vez que entro siento lo mismo, es como meterse al mar”, dice.

A lo largo de su carrera como músico fue cumpliendo varios sueños. Algunos de ellos están vinculados directamente a River. Del “Monumental”, al que “nunca” mudaría de lugar pero si le agrada la idea de acercar las tribunas sobre la pista de atletismo, conoce bien todos sus sectores y cada rincón. Los conoció como hincha alentando al equipo desde la vieja Almirante Brown, con Turf teloneando a sus amados Rolling Stones en 1998 cuando vinieron para la gira “Bridgest To Babylon”, y en los últimos años le tocó seguir alentando con el significativo plus de hacerlo coreando “Pasos al costado”, una de sus canciones que la hinchada y muchas otras a nivel mundial, adaptaron versión tablón. “Uno persigue sus sueños y va por ellos. Los sueños se cumplen porque vos luchas por ellos. Yo dejé la vida por la canción que se canta en la cancha”, recuerda.

Una de las últimas aventuras de Joaquín en el Antonio Vespucio Liberti fue cuando el 25 de mayo del corriente fue invitado a cantar el himno del club con motivo de los 116 años de vida de la institución, en la previa del partido por Copa Libertadores frente a Independiente Medellín. Los que lo conocen dicen que “deja la vida” en cada actuación. Junto a Lito Vitale, Daniel “Pipi” Piazolla y compañía, Levinton cantó fervoroso y apasionado, como un chico que cumple un sueño. Uno más con River. “Tocar en el Monumental excedió lo que soñás. La vida siempre te regala algo más”, comenta alegre.

El anecdotario del autor de “Loco un poco” y su querido club es extenso y variado, pero sin dudas el momento que caló más hondo en el corazón riverplatense fue cuando compuso la canción “Yo soy de River Plate”.  Levinton dio a conocer su nueva obra en uno de los momentos más tristes de la historia del club.

RDA: -Alguna vez dijiste que la canción se fue haciendo de a poco… ¿cómo fue el proceso?

Joaquín: -Fue muy raro. La empecé a escribir 3 años antes del descenso. El equipo jugaba muy mal y yo me había enojado con el rendimiento pero a la vez no pude evitar manifestar desde ese lugar mi pasión. Es una canción hecha para bancar al equipo en el peor momento.

El presente de los dirigidos por Marcelo Gallardo lo vive con alegría y entusiasmo. Joaquín pasa muchos de sus domingos en Núñez alentando al equipo. “Es linda la historia con el fútbol porque vas con un grupo de amigos, vivís muchas cosas juntos. Ahora voy con mi sobrino a la San Martín Baja o al Palco de Honor. Suena medio careta, pero es lindo”, cuenta y ríe. “Es un honor”, agrega orgulloso. Y como los sueños “siempre se renuevan”, Levinton va por más: “Ahora quiero la Libertadores. También me gustaría que la hinchada cante otra canción”.

Foto: Maru di Rago

Noticias relacionadas