¡Piri, te queremos mucho!

Lluvia, lluvia y más lluvia. Centro desde la izquierda y gol de Alario para empezar a ganar la Copa Libertadores. 

Noche emotiva y efusiva contra Boca, otro centro desde la izquierda y gol de Pisculichi para sacarlos de la Copa Sudamericana.

Patadas al Burrito Martínez y a Pavón en La Bombonera para decir acá estamos nosotros.

Por un lado, pierna fuerte, marca, temperamento, trabar con la cabeza e intensidad. Por el otro, buen pie, salida clara, proyección, llegada al área rival y buena pegada. Y además, alegría, sonrisa, carisma, cantos y chistes. Todo eso es Vangioni.

No sé realmente si es hincha de River o de qué equipo, pero juega, corre, mete, festeja cada título y grita cada gol, como tal. El Piri es identificación pura con los que estamos en la tribuna.

Es un tipo que se hizo querer, y mucho. Que se disfrutó, y mucho. Que se extraña, y mucho. Y que tenemos muchas ganas que vuelva.

River generó una especie de revolución en este libro de pases. Llegaron Enzo Pérez, Pinola, Lux y Scocco, todas buenas noticias, pero cuando empezó a sonar el nombre de Vangioni se produjo una revolución en el corazón, porque el Piri juega con el corazón y se metió en el corazón de la gente. Es uno de esos 15 jugadores que nunca jamás olvidaremos. Sí, como Barovero, Mercado, Maidana…y ya sabemos quiénes.

El hizo todo lo posible y un gran esfuerzo para estar de nuevo, sin embargo parece que no alcanzó. Lo que sí alcanza es toda la vida para decirle: “Piri, gracias por todo, te queremos mucho”.

Noticias relacionadas