Todos somos Cavenaghi

Vos que estás leyendo esta nota, tu hermano, tu viejo, tu vecino, yo y todos los hinchas de River soñamos alguna vez ser jugadores, salir al Monumental, pisar el pasto, sentir y ver esos recibimientos inolvidables, ser ovacionados, hacer goles, ser goleador del torneo, ganar campeonatos locales, levantar la Copa Libertadores, hacer un gol y ganar en La Bombonera, dejar todo de lado en los malos momentos y brindarse al máximo por la camiseta, retirarse a lo grande. 

Todos soñamos meter un cabezazo en La Boca. Todos quisimos salir del vestuario y ver bengalas, humo, banderas y papelitos. Todos pensamos el momento de recibir la Copa Libertadores, levantarla, besarla y mirar el cielo. Todos soñamos sacrificarnos y dejar la piel cuando el club lo necesitó. Todos pensamos alguna vez meter goles de cabeza, tiro libre, de derecha, de zurda, de adentro y afuera del área, picándola y terminar como máximos artilleros.

Todos alguna vez lo quisimos, lo pensamos o lo soñamos. Pero nos quedamos con el privilegio, que no es poco, de ser solo hinchas, porque ser gallina es un privilegio. Imagínense ser hincha y jugador, o mejor dicho hincha jugador, porque eso es Cavenaghi.

Todos somos Torito. Todos somos Cavegol. Porque Fernando Cavenaghi es “el” hincha jugador, el símbolo y el reflejo de un montón de gente, el que logró cumplir el sueño de todos, el que pudo trasladar su amor y pasión adentro de la cancha.

Por todo esto, vos, yo, tu hermano, tu viejo, tu vecino y todos los hinchas de River le decimos ¡Gracias Cavegol!

Noticias relacionadas